Mi único post en el 2013

Últimamente mis vecinos no me dejaban dormir por sus acaloradas discusiones. Se escuchaban gritos, amenazas y se sentía el desprecio y el odio entre esas dos personas que tres años atrás habían llegado enamorados a habitar el departamento conjunto.

Una noche la discusión se había salido de control por lo que decidí que era el momento de intervenir, pero justo cuando iba saliendo de mi departamento mi vecino salió del suyo dando un portazo.

Me miró durante un segundo mientras sacaba una cajetilla de cigarros de uno de los bolsillos interiores de su saco. “¿Está todo bien?” le pregunté, mientras él prendía su cigarro. “No, no lo está” me respondió. “Estoy cansado”.

Y me contó su versión. Básicamente lo único que hizo fue quejarse de ella. En cierto momento de desahogo le pregunté “¿Y por qué no dejas de sufrir?” y me respondió con fuerza y hasta con un poco de coraje “¡Porque ella es todo para mí! ¡Nuestros problemas se terminarían si ella cambiara!”

Aproveché para decirle “Las personas no cambian. Las personas crecen, maduran pero su esencia sigue ahí, tuviste que haberlo sabido desde el principio”. Entonces, con una sonrisa en el rostro me dijo “¿Alguna vez has visto las estrellas en los lugares donde ha habido una guerra? Peleas por algo o por alguien en quien crees y aunque sabes que puedes morir en cualquier momento, todo ese esfuerzo se verá recompensando cuando te acuestes en el frío suelo a ver las estrellas”. Continuó diciendo “No me rindo porque si gano esta batalla la victoria será mía y, por fin, me acostaré con ella a ver las estrellas”.

Entonces desperté. Y me derrumbé. Empecé a llorar desconsoladamente, sin control y sin que nada me importara. Lloraba mientras pensaba en ti, en que me hubiera gustado haberme acostado junto a ti, en el día a encontrarle formas a las nubes y en la noche a ver las estrellas.

Lo mejor de todo es que existes, y que nunca te vas a ir.

Bienvenidas,las noches de guerra.

Y si me pinto el pelo de verde y comienzo a cambiar, y si me vuelvo otra persona y aprendo a volar. Y si dejo de fumar menos y comienzo a fumar más, y si te olvido y me olvidas y nos dejamos en paz, y si empezamos de nuevo juntos, y si mañana ya no soy yo y hago todo lo que siempre he querido, y si en vez de subir escaleras aprendo a volar, sonreír a extraños, gritar cuando me dé la gana, cocinar sin lavar los platos, comer si quiero con las manos, pisar el pasto sin ropa, nadar en un vaso de tormentas, y si comienzo a ser feliz y a llorar, a no respetar las reglas -ni las mías-, y si comienzo a vivir y dejo de temer, y si me voy al borde del cansancio y me tiro al vacío, y si no entiendo nada y me equivoco despacio, y si cierro los ojos y abro las manos, y si doy dos pasos y en vez de cansarme sigo, y si te amo y en vez de enojarme lo digo, y si actuamos, y si hacemos… y si tengo frío, y si nunca más duermo y mejor escribo, y si rompo una ventana, y si no hay mañana. Y si ya no hay mañana.

Es tan escalofriante y hermoso. Arriesgarse y tener tanto que perder. Permitirse la sensación de estar suspendido como en una mesa de póker, usted y toda su defensa, apostándose, sabiendo que puede que no tenga la mejor mano, esperando ganar al final.

Y es que de eso se trata el amor, de lanzarse al precipicio, sabiendo que en el fondo hay piedras filosas capaces de volverla añicos, pero, con la estúpida y hermosa certeza de que llegará ese alguien antes de que termine de caer para salvarle.

Y entonces se siente más vivo que nunca.

Usted no sabe cómo yo valoro su coraje de dejarse querer. De usted aprendí que valiente no es el que no tiene miedo, sino el que actúa aún con su presencia, y lo disfruta, y sabe que es parte de todo lo excitante de la vida y lo transforma en impulso.

Hace del miedo el escalofrío más delicioso.

Nunca voy a esperar esos  veinte minutos para responder un mensajito de texto,

y yo nunca voy a jugar feo para obtener lo que quiero en la vida.

Ha sido bastante difícil ya.

Cuando todos sabemos que la vida de todos ha sido bastante complicada, es difícil ver el juego que se hace del amor, como jugando al ajedrez de todo el mundo, con sus cicatrices, diciendo jaque mate, cada vez que salgan con un corazón roto.

 

Sí, nada de emociones. Eso lo dicen los médicos y es muy fácil decirlo. Como si las emociones pudiera impedirse conservando la memoria, teniendo corazón, sin arrancarse los nervios, todos los nervios.

Y bueno, hace 3 o 4 años pensaba que era maduro. Escribía muy seguido y no reflexionaba. Ahora reflexiono mas y escribo menos, ahora pienso mas, y con el tiempo y la experiencia actuaré mas.

Solo hay una vida, y este momento y este instante es lo único que tenemos.

YA BASTA DE MIEDOS.

 

Anuncios