Lo Intrascendente

Desde hace mucho tiempo quería escribir este post sobre lo intrascendente,

¿Y que es lo intrascendente para mi?

Todo eso que la gente hace para alegrarse, vanagloriarse y conseguir cosas, afectos o cualquier otro tipo de trauma mal tratado para “ser feliz”.

No creo que la felicidad sea muy dificil de lograr, de hecho estoy seguro que todos la queremos de una manera u otra, pero lo dificil es ver como gente a nuestro alrededor que incluso a veces admiramos o apreciamos se ve sumergida por su pequeña dosis de autoengaño para sentirse aceptado, o peor aún… Importante.

Mas de alguno argumentará que si es importante para ellos, que los dejemos en paz y vivamos major nuestras vidas pero es curioso como platicando con contemporaneos mios siempre sale la misma respuesta.

“Es que no sabe lo que quiere”

“Es que esta perdido”

“Es que no tiene sentido lo que esta hacienda”

“¿Eso es lo que quería?”

Vamos con ejemplos para no ser tan teórico,

El tipo que a sus veintitantos solo quiere acostarse con una mujer porque si.

La persona que revisa mas sus redes sociales que como estan las personas que le importan.

 El muy bien establecido veinteañero que esta tan comodo con lo que sus papas le dan que no ve mas allá de su fin de semana.

La famosa y conocida “tira party”.  

Cada quien es libre de hacer con su vida lo que les de la gana pero cuando este tipo de cosas se vuelven regla te das cuenta que hay algo de fondo mas grande que ellos.

Nunca voy a estar en contra de la tecnología ni menos de las comunicaciones (a eso me dedico, pues, mas o menos diseño y monto redes de telecomunicaciones)  

La instantaneidad del WhatsApp, de iMessage, de Line, Viber o cuanta pendejada se les ocurra hace que nuestros amigos o gente en general se preocupe mas por su mundo irreal que por la vida real misma. Eso agregado a el ultimo Meme de moda, lo que postea cualquier desconocido en Facebook, el Nuevo filtro de Instragam, el TT de Guatemala en Twitter o las fotos de gatitos de Tumblr nos haga despreciar incluso las cosas mas bellas de la vida. Una buena charla porque el teléfono nos interrumpe, la capacidad de desaparecer de a poco en un día en la que no queriamos nada, el no decir donde estamos o como, o cuando dejamos de estar.

Y lo triste es que niños de 10 años estan sumergidos en toda esta guerra de contenidos.

¿Recuerdan como era la vida antes del Internet?

Llamar a una casa valientemente para que nos contestará cualquiera y tener el valor de preguntar por la chava que te gustaba.

La espera de una mujer por su ser querido cuando estaba fuera.

De verdad extrañar a alguien.

Que tu mama te llamara gritando fuera para que supieras que ya estaba la cena.

De verdad que no estoy en contra de la tecnología y gracias a Dios es ella misma la que me da de comer pero si no sabe manejarse esto nos aleja mas de la vida y de la gente que de cualquier cosa.

“Ser famoso en Twitter es como ser rico con dinero de Monopoly” o algo así decia Quid.

¿Por cuantos Likes en Facebook se llenan de felicidad?

¿A los cuantos corazoncitos de Instagram se vuelve major persona uno?

Y lo pregunto porque cada vez mas veo que la gente se empeña sinceramente en conseguir este tipo de cosas.

Habrán los maduros que logran vivir sin este tipo de vanaglorias pero no se donde estan ademas de arriba de los 45 años.

Si conocen mi entorno sabrán que por cosas del destino no puedo vivir con mis papas y me empeño mucho en conseguir amor, cariño y todas esas cosas que no se consiguen en internet.

A cualquiera que tenga estos sintomas lo negará rotundamente pero muy en el fondo todos sabemos que son y somos adictos a la mangnanimidad de la nada. A lo intrascendente de los cariños y admiraciones de las redes sociales.

Yo simpremente estoy dispuesto a NO SER ASI.

Yo solo quiero alguien que me de mi cafesito, un par de risas, caricias y una mirada.

Los quiero amigos.