Ya no puedes.

No puedes pasar la vida así. Besando bocas que solo buscan mentirte y llevarte a la cama, satisfaciendo tus necesidades con extrañas ganancias, destruyendo tu cuerpo con alcohol, amor y drogas enajenadas, eres conocida por tus insaciables ansías de poder y control. No busques apoderarte de todo para al final quedarte con nada porque no sé cuanto más puedes perder pero claro que con gracia estaré sentado disfrutando la desdicha de tu estúpido e inservible amor.
Rechazaste el poder volar para vivir a rastras, qué lastima da la vida, que lástima da la historia y la dualidad de nuestra existencia, que lástima que al final te arrepientas, te arrepientas de que no estaré por aquí abrazando tu vida.