And it was all yellow

Que difícil es escoger una foto donde estemos todos.

Todo empezó así:

SM

Eso fue un viernes a las 8.41 pm porque como lo he contado “estaba googleando que cosas buenas podía hacer un joven católico y pare en el perfil de Facebook de San Martin de Porres”

Llegué el lunes como dije, 4 de agosto del 2014. No me sentía cómodo ni me sentí bien al sacar la pelotita y que me dijeran que era amarillo. Si hubiera sido de escoger me iba por el color rojo y azul pero era lo que era y allí estaba yo, con un TAG que decia Alejandro colgado del cuello escuchando una charla de Mayrita sobre la caridad, recuerdo que estaban repasando las virtudes teologales o algo por el estilo. O al menos eso fue lo que me dejo a mi la charla, tengo muy presente luego el siguiente vídeo que presentaron:

Luego de eso termino la charla, hicimos el circulo y rezamos el Padre Nuestro. Les juro que siempre que hacemos esto trato de ver a todos los que llegaron y agradecerle a Dios porque se siente como antes de empezar un partido, esa unidad, ese abrazo es genial. Y toco presentarme con los Amarillos. Habló ese día JuanMa, luego Tony, y hablaron de una convivencia para la próxima semana, una convivencia amarilla y se los juro que ni se porque ni de verdad si estaba seguro de lo que estaba haciendo pero ofrecí mi casa para la convivencia. La hicimos y el resto de la historia ya lo conocen.

Ale, Annie Silvie, Ariel, Andrea Sn, Andybam, Anita, Carlos Javier, Christa, Cinthya, Claudio, Eddy, Emilio, Erick, Ericka Margarita, Ericka Pou,Hannaly, Jose, JP, Julio, Kats, Kim, Lily, Lou, Lului, Luchi, Luisita, Luz, Majito, Majo Camey, Martha, Marvin, Meli, Michi Barrientos, Michicita, MJ, Nuith, Koko, Prisci, Sandra, Tony, Tutti, Yayito, Zaida, Juan Jose y Juan Ma, y alguno que me falte, ustedes han hecho que mi vida cambie totalmente.

Gracias a ustedes me acerque a Dios mas, me enamore, me llene de amigos y me hacen muy pero muy feliz. Lograron que saliera de mi mismo.

IMG-20140811-WA0038 (1)

Esa foto fue de mi primer día como Yellow, estoy entre JuanJo y Luchis. De hecho ni me veo.

Los quiero Yellows.

Anuncios

Y si.

Y si me llamas a las 4 a.m., demasiado triste como para siquiera decir hola, voy a escuchar tu silencio hasta que te duermas.

Si necesitas llorar, llora, porque somos solamente humanos, y a veces las lágrimas son lo más cercano a la risa que podemos llegar a conseguir y eso está bien.

Si te da sueño te dejaré babear sobre mi brazo, y no me voy a reír de ti si roncas demasiado fuerte.

Y si necesitas gritar muy duro hasta que se te quiebre la voz y las rodillas fallen, voy a abrazarte y a gritar contigo.

Si te sientes enojada y golpeas, hasta que tus manos sangren y se pongan de color rojo, voy a aplicar hielo en tus nudillos y decirte que las heridas cicatrizarán tanto dentro como fuera, y al igual que el frío, tú eres dura y ardiente, y yo siempre seré el calor para aliviarte y hacerte sentir mejor.

tumblr_ncnim780TL1sbgi99o1_500

¿quién tiene la culpa? 

Tu nombre está en todo lo que hago, la vida dio un giro para nosotros y eso nos dio tiempo. A través de nuestros pasos desiguales hemos encontrado la tolerancia, y maldita sea, te encontré.

Tu nombre aparece con una frecuencia alarmante en esta ciudad que no puedo escapar de ella, estoy seguro que estarás de acuerdo. Te sentaste alrededor y pediste prestados los momentos, te ofrecí un cigarro tratando de ser gracioso, funcionó, pero solo a la primera. Es una metáfora, como en The Fault in our Stars. 

Tu cara es solo un detalle menor, comparado con lo grande de tus palabras, los amigos mutuos y los ruidos demoledores del tránsito, pero, ¿quién tiene la culpa? ¿la falta de ganas?. No me importa que estés aquí, o alla o donde sea, nadie tiene la culpa. 

Nos acostamos muy tarde hablando mierda sobre la política y las cosas del trabajo, hablando de nuestros errores de por vida, si tan solo supieran… Y te he traído a esta ciudad a no hacer nada, pero, ¿quién tiene la culpa?.

Los dos tenemos mejores cosas que hacer que enamorarnos.

CDMX

No te pongas triste por mis pendejadas. Mándame por las cocas. Dame sólo dos pesos. Deja que yo pague el resto. No me tienes que extrañar. Ni esperar. Ni ver en cada cosa bonita que te encuentras al caminar por esta mugrosa ciudad. Mira al cielo dividido por cables y antenas. Compra un pan bicicletero y no olvides el café con leche para que te engulla la noche. Con luces violadoras y automovilistas sudorosos ladrando para que los dejen pasar. No te pongas triste por mis pendejadas. Deja que estas tardes rosas y contaminadas. Arrullen tu corazón-bomba de palabras listas para lastimar. Y si te sientes muy mal. Empuja a los señores mano larga del metro. Grítale a una señora con camioneta en el crucero. Peléate con un policía gordo y necio. Llega a tu casa con el corazón pisoteado por la neurosis de millones de habitantes. Lame tus moretones mientras recuerdas nuestros raros instantes. No te pongas triste por mis pendejadas. Que los dos fuimos criados por las avenidas a punto de explotar. En medio del desastre. Que es el tráfico a las seis de la tarde. Y sabemos que esto es sólo una etapa. Que aquí en CDMX. Lo que no dejas ir. Te atrapa.